Walter Buscarini

Chúpate ese verso

2009 3 Abril
Comentarios

La idea es muy sencilla, incluso para blogueros. El esquemorfismo es aquello que sucede cuando una nueva forma adopta residuos funcionales de otra. Un ejemplo gráfico nos será muy útil:

En la figura “c” una cuerda hace las veces de la todavía no concebida asa. En la figura “d”, posterior cronológicamente, una proper asa de cerámica sustituye a la cuerda. Lo peculiar, lo esqueomórfico, es que los artesanos de la figura “d” pintaron las cuerdas en el cuello de la vasija a modo de adornos, aunque las cuerdas ya no hacían falta. Conservaron la forma aunque había desaparecido la función.

Pues bien, la poesía (la que no se canta, la que se lee sin mover los labios) es un fenómeno idéntico. Tuvo algún sentido antes de la imprenta, porque el metro y la rima sirven de mecanismo mnemotécnico. Desde el s.XVII, desde la difusión del libro, la poesía es un residuo esquemórfico, que sigue degenerando, ornamento sin función, cuerda sin urdimbre…

Para perpetuarnos en el error, proponemos en este post una traducción de un clásico de la poesía inglesa del s.XX, This Be The Verse, the Philip Larkin, que por su sencillez es habitualmente profanado. Traducir cosas está muy bien, traducir poesía es internacionalizar la superstición. No respetamos ni el pie trocaico ni la rima ni gran parte de las imágenes (para un intento en parte mimético y en parte lamentable, ver http://leomiau76.blogspot.com/2008/11/philip-larkin-this-be-verse.html), pero agradecemos a wordreference.com y sinonimos.org su inestimable ayuda.

Chúpate Ese Verso

Al final te jodieron a conciencia, mamá y papá.

Puede que no quisieran, pero lo hicieron.

Te llenaron de toda la culpa que les rebosaba

y añadieron un poco sólo para ti, en exclusiva.

Pero la verdad es que a ellos también les jodieron

otros idiotas ancien régime, con sus bigotitos,

que disfrutaban repartiendo moralina subnormal

y amargándose la vida meticulosamente.

La herencia del hombre es miseria.

Una herencia honda como un pozo.

Escápate como puedas, y pronto,

Sin descendencia, si es posible.

This Be The Verse

They fuck you up, your mum and dad.
They may not mean to, but they do.
They fill you with the faults they had
And add some extra, just for you.

But they were fucked up in their turn
By fools in old-style hats and coats,
Who half the time were soppy-stern
And half at one another’s throats.

Man hands on misery to man.
It deepens like a coastal shelf.
Get out as early as you can,
And don’t have any kids yourself.



Clasificado como Daría Barbate
2 comentarios en...
“Chúpate ese verso”
Sir Mortimer Wheeler.

La cuerda y el asa.

La funcionalidad de los artefactos, en este caso objetos cerámicos, de la cultura material, está en muchas ocasiones todavía por definir. Los ceramólogos del S. XIX se preocuparon más por la estética que por la función . Es a partir del S. XX cuando se sistematiza y clasifica el material cerámico en base a sus características morfológicas, formales y de uso.

Así, hoy en día, los arqueólogos clasificamos las piezas en base a los siguientes aspectos, entre otros:

1. Cronología. Dependerá de la fase –prehistórica, protohistórica o histórica- y contexto en el que se halle la pieza para definir su función.

2. Tipología. Una gran variedad de formas –abiertas, cerradas…- componen la amplia gama de artefactos adscritos a la cultura material. Objetos de piedra, cerámica, vidrio, metal…

3. Uso. En cuanto a los objetos fabricados con arcilla, los objetos cerámicos se clasifican en base a la función que realizan: almacenamiento y transporte (tinajas, ánforas..) , cocina (ollas, cazuelas..), y servicio de mesa (platos, jarros…).

En el caso que nos ocupa, se trataría de un recipiente de forma cerrada, con la función de jarro para servir agua o cualquier otro líquido –posee un elemento de suspensión o asa- del que desconocemos su cronología, pero que podría corresponder a una vasija de época Eneolítica (c). Según la teoría esquemorfista esta pieza cuyo elemento de suspensión fue originariamente una cuerda enrollada en el cuello y sujeta a un apéndice, que ejercía la función de asa, fue evolucionando hacia culturas posteriores (Primera y Segunda Edad del Hierro) para convertirse en lo que nos ofrece la figura d.

Es una hipótesis sugerente, pero, desde mi punto de vista un tanto discutible, por lo siguiente:

En el Eneolítico y Bronce Antiguo, los sistemas de suspensión de los recipientes –fabricados a mano- son mamelones, que se insertan en la inflexión cuello-panza, con la que incluso llegan a convivir con asas plenamente formadas en el Bronce Medio. En la figura c da la impresión de que el apéndice inferior es un mamelón, que por lo tanto ya ejercería su función y no sería necesario el uso de una cuerda enrollada en el cuello.

Ignoro la procedencia del objeto representado, época, etc. y si fue sometido a un análisis con el fin de determinar la existencia de improntas o huellas en el cuello que determinaran la existencia de la citada cuerda, ya que esta, en el momento del hallazgo habría desaparecido.

Con respecto a la evolución del primer recipiente hasta transformarse en la figura d y llegar a la conclusión de que los filetes pintados en el cuello y el asa, ya de cerámica, son una evolución del primer objeto c, es del todo cuestionable y puede deberse a la decoración típica de los recipientes fabricados a torno –la Época Ibérica peninsular está repleta de ejemplos- que nada tienen que ver con la teoría esquemorfista.

La arqueología no es una ciencia exacta, aunque se utilice el método científico en los procesos de excavación y estudio, la última palabra nunca está dada. Si creemos en el materialismo histórico, la arqueología siempre ha de estar en fase de reinterpretación constante.

Un ejemplo cercano lo tenemos en Valencia, con los últimos hallazgos ibéricos de la Calle Ruaya, que desmontarían la tesis oficial de que antes de la Valentia romana y en su territorio y contexto próximo no existía un poblamiento anterior, que ahora se remonta al S. IV antes de nuestra Era.

Sir Mortimer Wheeler.


David

Annita o JM, sé que os escondéis detrás de Sir Mortimer…




(requerido)



(requerido) (No será mostrado)


Tu comentario:

entre el estupor y el desenfado

© 2008-2010 (Revista Bostezo) - Actualizado: 07/07/2012