Walter Buscarini

Emitir juicios

2010 Septiembre 24th
1 Comentarios

Cada vez que olisqueo por los blogs más populares, me asusto cuando leo los comentarios. Hemos equivocado el derecho a la libertad de opinión, por su mal uso y abuso indiscriminado. Vale sí, cada cual puede decir lo que le venga en gana pero no estaría mal que nos lo pensáramos antes de emitir un juicio. Algunos comentarios parecen los gritos histéricos de algún desalmado mientras le están arrancando los testículos (debe ser un cruel reflejo del zafio griterío televisivo).

Por si acaso, intento limitar mi derecho a enjuiciar, aunque no es sencillo. Tendemos a decir la nuestra, a manejarnos en estereotipos para acomodarnos en nuestro entorno, una identidad formada en el rechazo al contrario, al que otorgamos cualidades que refuercen las propias. Y de ahí surgen juicios errados, del miedo a descubrir que la realidad no se asemeja a lo que necesitamos de ella para sentirnos cómodos. Si consiguiéramos desprendernos de nuestros juicios, encontraríamos placer en la aventura de conocer lo distinto, re-convertido en un pozo sin fondo. Dejarse sorprender no estaría mal. Aunque fuese de vez en cuando.

Ahora estoy pensando en limitar mi derecho a la libre opinión. La mayoría de las veces que opino me doy cuenta de que, al fin y al cabo, importa un carajo lo que yo piense y que perfectamente podría ponerme en el otro lado. Emitir juicios me resulta cada vez más cansado. Cuando pienso en eso busco un escalón y me siento a ver la vida pasar. ¡Ché, que tranquilidad!

Clasificado como bostezo

La ciudad de las rencillas

2010 Septiembre 24th
2 Comentarios

Cada noche, en diferentes puntos de la ciudad, pequeños grupúsculos organizan silenciosas revoluciones. Siempre en los bares, convertidos en lugares de agitación política y cultural ante el desmantelamiento de los espacios públicos, rancios escaparates de la medianía reinante.

Se trata de ver quién la dice más gorda. En la zona de Orriols, un grupito insurrecto de nombre variable ensueña con lanzar huevos desde el Miguelete; en Velluters unos poetas amenazan con lanzar sus poemarios rebeldes desde una avioneta; aquí, en Benicalap, se organizan orgías de muñecas hinchables el interior de la Catedral; allá en el centro se discute por las siglas de un nuevo partido político que emergerá con fuerza en el próximo proceso electoral. Allá en el Cedro, dos estudiantes de periodismo montan una radio libre, y por la zona de Russafa se reparten miles de panfletos de un nuevo espacio que sembrará de cultura alcoholizada la ciudad. En el Cabanyal, un grupo de vecinos discute sobre la violenta situación socio-política del barrio mientras dos chavales queman un contenedor entre la rabia y el desfase hormonal.

A la mañana siguiente no recuerdan nada. Siguen los días, sigue la vida. Hay algo que nos impide aunar esfuerzos. La ciudad de las rencillas se pierde en recelos, envidias y futiles batallas dialécticas. Que si aquel es catalanista, que si aquel es un flipao, que si aquel va de anarquista pero fuma Marlboro, que si aquel se mete rayas sin parar, que si aquella va de guay pero tiene un chalet en la playa, que si aquel me quitó la novia, que si aquella es una palizas, que si aquel muchas rastas pero su padre trabaja en un banco. Por desgracia, discursos adolescentes dirigen procesos revolucionarios que desembocan en la más insoportable de las resacas. 

Así las cosas, cada cual hace lo suyo, en su rinconcito, con sus colegas. Quizás sea suficiente, pudiera ser nuestra particular manera de sobrevivir en este espacio muchas veces inhabitable. Pequeñas islas incomunicadas. Y es que la verdad es que da pereza ponerse a montar un pollo de verdad, a lo grande. Aquí nos va la juerga; en la ciudad de las rencillas, el martes ya se acerca el fin de semana.

Y !ay¡ de aquel que se le ocurra pasearse por varios grupúsculos, escuchando el latir del desencanto, buscando la imposible voz que unifique sus criterios: será acusado de secreta o, lo que es peor, uno mismo dudará de serlo. A mí me ha pasado. Y es que, a veces, ¿sabéis qué? Llega un momento en que me meto tanto en el papel de explorador urbano, que me acabo creyendo espía a sueldo. ¡Vuelve a tu cueva, chaval! ¡Y no fumes tanto!

Clasificado como bostezo

Propaganda

2010 Septiembre 21st
3 Comentarios

Sobre la propaganda. Hitler escribió sobre ella, decía que debía adaptarse al nivel intelectual de las masas. Una postura perversa. Ahora entiendo lo de Canal9 y el sistema educativo valenciano (estamos a la cola en baremos educativos). Se trata de eso: de ofrecer poca y mala educación, elevar la mediocridad intelectual de personal con pésimos planes de estudio y después llenar sus cerebros de propaganda al estilo eslógan publicitario. Ahorrarles el engorro de pensar, hacerles creer que la cultura es cosa de “catalanistas, separatistas y sobraditos”. Qué cuánto menos ejerciten el pensamiento más ascenderán (y se ponen de ejemplo: han llegado al poder con los bolsillos llenos y la mente hueca). Y una vez consumada la aniquilación de la reflexión y el pensamiento, ofrecen basura mediática en sus medios propagandísticos (perfectamente adaptados a la formación del personal).

Sí, sí, se acerca período electoral. Cubránse! Nos dirán que si inmigrantes, que si yonkis, que si gitanos. Se les llenará la boca de compromiso y democracia, para hacernos olvidar que estuvieron cuatro años gobernando de espaldas al pueblo que dicen representar. 17.000 niños estudiando en barracones, 42 muertos en el mayor accidente del metro de Europa, 526 escuelas municipales de música afectadas por el recorte presupuestario, 12.000 no-admitidos en la Escuela Oficial de Idiomas, cientos de enfermos en las listas de espera (ahora entiendo porque les llaman pacientes)… No me creo que, entre tantos afectados, no haya votantes del PP. ¿Y por qué les seguirán votando? 

Alto el fuego

Ahora están temblando de pensar que ETA pueda abandonar las armas. Se echarán encima de cualquiera que se le ocurra siquiera plantear la posibilidad de negociar con la renqueante banda armada. Presionarán para romper cualquier posibilidad de salida pacífica al conflicto. Si ETA contribuye a sustentar la dictatorial razón de Estado, ¿qué harán si desaparece?. Cada vez que ETA declara el alto el fuego se echa en falta un gran personaje (al estilo Nelson Mandela) que sepa sacrificar su cargo para pasar a la Historia como el gobernante que dio “ese paso”. Las grandes políticos luchan por salvar su Historia; los pequeños, sus votos. Y aquí, nos sobran de estos. 

Creía que el poder enfermaba la mente, pero al parecer es al contrario: son los enfermos mentales los que toman el poder. Y encima les votamos. Propaganda adaptada a la mediocridad de la masa. Como Hitler aconsejaba. El también ganó en las urnas.

Clasificado como bostezo

Tener una idea

2010 Septiembre 16th
3 Comentarios

Ha llegado un momento en esta parte de la Historia en que tener una idea ha dejado de ser realmente trascendente. Las ideas ya no pertenecen a nadie (ni siquiera esta idea). Me imagino que el hombre o la mujer que inventó la rueda todavía viviría en un mundo donde faltaban muchas cosas por pensar y que, sí, el campo de las ideas novedosas era mucho más amplio. Hoy, lo de tener una idea realmente original se ha reducido bastante. Por eso, cuando ayer me ví enzarzado en otra estúpida discursión sobre “de quién era esa idea” o “quién se la había robado a quién” decidí que era el momento de romper el alto el fuego (no me ha durado mucho).

Hoy lo verdaderamente original es llevar a la práctica una idea. Mucho mejor si es una buena idea a una buena práctica. Eso sí es lo verdaderamente jodido. ¿Y dónde estriba la originalidad? En el estilo propio del que se impregna esa acción surgida de una idea tantas veces sobada y repetida. Porque el estilo -ya sea de un individuo o de un colectivo- es irrepetible. Cada uno tiene el suyo.

Así que la próxima vez que piensen que alguien les ha robado una idea, aplaudan si al menos la llevan a cabo. Porque sobran ideas y faltan acciones. Y seguro que ustedes también la pueden materializar de un modo diferente: porque las ideas se pueden repetir, pero cada acción siempre resulta única e intrasferible.

Clasificado como bostezo

Alto el fuego

2010 Septiembre 6th
5 Comentarios

Con nocturnidad y alevosía, declaro un alto el fuego unilateral, indefinido y permanente (¿eso cuánto tiempo es? ¿dos horas, dos días, tres siglos? Nadie lo sabe) en la actividad de este blog. Necesito un espacio de reflexión, además de iniciar nuevas aventuras en otras plataformas. Lo llevaba pensando hace un tiempo. Necesito un descanso para ordenar ideas (mi mapa mental anda descentrado, espeso y obstruido).

Seguiré tomando notas en servilletas y libretitas mientras llega el inesperado momento de volver a reactivar este blog.

Para los posibles afectados, os invito a recuperar el vicio de enviar cartas por correo ordinario (algo que se está convirtiendo en un hecho realmente extraordinario; el otro día me llegó una de Lituania, no me lo podía creer ¡todavía funciona el servicio postal!).

Esta decisión no afecta para nada al desarrollo de la revista Bostezo, que sigue su curso habitual (con mayor ímpetu, si cabe).

De momento, silencio.

Clasificado como bostezo
entre el estupor y el desenfado

© 2008-2010 (Revista Bostezo) - Actualizado: 07/07/2012